espt

 

  sac  

carlos todoterreno

A pesar de su edad, Juan Carlos (conocido en IRON CAR como Carlos) lleva veintiséis años dedicado a su trabajo como mecánico. Es el único de su familia que ha optado por esta profesión, así que lo suyo es pura vocación y pasión por todo lo que tenga que ver con los coches y sus entresijos.

carlosperfil2

No está especializado en ningún área concreta de la mecánica y le gusta trabajar y aprender en todas y cada una de las especialidades, aunque lo que peor lleva son las averías relacionadas con la electrónica, las cajas de cambio y los motores.

Como ocurre con la mayoría de los mecánicos, sus allegados le llaman cuando tienen un problema con su vehículo. A Juan Carlos no le molesta, todo lo contario, se siente útil y siempre busca un hueco para poder solucionarles el problema.

Lo mismo ocurre con sus coches, un BMW para viajes largos y un Mitsubishi tototerreno que utiliza para ir a campo. Ambas máquinas, asegura tenerlas en perfecto estado de mantenimiento y al día, de otra forma podríamos aplicarle el conocido refrán “En casa de herrero…”

Aparte de su trabajo, a este mecánico no le gustan solo las cuatro ruedas ya que para aprovechar sus ratos de ocio le gusta disfrutar de la naturaleza y siempre que puede se escapa con su moto de trail por el monte.

 EN EL PROGRAMA. La experiencia de aparecer en un programa de televisión pionero en la TDT como es ONmotor es nueva para él pero está muy ilusionado y piensa que puede servir para dar a conocer un poco más el trabajo que se realiza en los talleres, ofrecer una mayor transparencia y demostrar que se trata de una profesión muy digna y también muy necesaria en nuestros días.

carlosconlorena

Sumario Carlos

Al principio, cuando se lo dijeron se puso un poco nervioso por el miedo escénico a lo desconocido pero enseguida ha ido cogiendo confianza y ahora se siente más seguro y contento de poder participar en este reality.

Su familia le apoya y su hija es su mayor fan. No se pierde ningún capítulo y anima a su padre para que sea el ganador.

Aunque, a priori, todo puede pasar, Juan Carlos nos confiesa que el coche que les ha tocado al equipo Multitaller, un Seat Córdoba TDI es asequible. Sabe que es una marca que han trabajado mucho en su taller, es conocida y no les asusta pero a lo largo del programa siempre surgen dificultades y como cualquier concursante, espera solventarlas de la mejor manera posible en coordinación con su compañera de equipo.

RED DE TALLERES. Para Juan Carlos es muy importante pertenecer a una red de talleres como el Grupo CGA por su seriedad a la hora de trabajar y por los múltiples servicios que ofrece a los socios, ya sea en aspectos tan importantes como la formación o en otras cuestiones de logística.

Y es que reconoce que los mecánicos se ven obligados a actualizarse cada cierto tiempo, obligados por las marcas de coches y sus avances tecnológicos. En este sentido, la red de talleres facilita cursos anuales para aprender nuevos conceptos de mecánica y estar siempre al día, además de un servicio de información técnica que se puede consultar cada vez que surge un problema en su taller.

Información adicional

  • Subtitulo Carlos espera que aparecer en el programa sirva para dar a conocer la labor que realizan los talleres independientes

lorenaperfilSu presencia en el taller trabajando como mecánica todavía choca a algunos aunque, poco a poco y con mucho tesón, Lorena García Ortega va venciendo reticencias. Sabe que en pleno siglo XXI aún es casi una excepción en un oficio mayoritariamente masculino. "A la hora de trabajar al principio no se fiaban de que les pudiera arreglar el coche en condiciones", detalla esta madrileña.

Curiosamente quienes se lo han puesto más difícil han sido precisamente entre su propio sexo: "los hombres respetaban más, sin embargo las mujeres han sido bastante más desconfiadas y críticas". No obstante, su esfuerzo y trabajo bien hecho siempre han conseguido que aquellos que dudaban inicialmente, al ver los resultados hayan cambiado de opinión. "Al cabo del tiempo en cuanto que su coche está bien, correcto, ya sí que se fiaban. Pero ha costado mucho", matiza esta luchadora nata.  

 Aun así lo peor es que en muchas ocasiones ha visto cómo sus sueños se esfumaban, cómo no la contrataban como mecánica "por ser mujer simplemente".  Pero esta joven de 22 años, natural de Navalcarnero, desde su niñez tuvo bien claro a qué quería dedicarse. Su padre tenía un taller y ella ya desde los tres años decía cuando le preguntaban, sin dudarlo, que iba a ser mecánica. Contar con el negocio familiar para ella siempre fue una ventaja a la hora de hacer de su vocación su medio de vida. A los doce años comenzó a ayudar durante los veranos en el taller a su padre y desde hace cinco años trabaja en el mismo.

Precisamente en este taller ha aprendido a hacer de todo, excepto arreglos de chapa y pintura. Y eso, únicamente porque no existe espacio físico suficiente en el establecimiento. "Se ha aprendido de todo, tanto mecánica en general como electricidad, atender a los clientes, reparaciones de aire acondicionado... Es decir, se han tocado todos los puntos de la mecánica y de cara al público", puntualiza.

Sabe que cada día salen al mercado coches más complejos y por ello, aunque reconoce que le gusta más la mecánica que la electricidad, es consciente de que hay que aprender de todo “te guste más o menos”.

lorenamotoPero, ¿qué es lo más complicado de su trabajo? "Estar cara al público y el frío que pasas en invierno y el calor en verano", afirma sin dudarlo ni un segundo. En cuanto a lo mejor de su oficio tampoco alberga dudas "aprendes y sobre algo que te gusta y además tienes la oportunidad de tocar muchas marcas de coches, no sólo una, así que no te quedas estancada en ese aspecto".

En su día a día Lorena rompe más tópicos, no sólo por haberse decantado por una profesión que todavía se considera masculina. Entre sus aficiones más recientes se incluyen las motos. Su pasión por éstas llega a tal extremo que no duda en irse al Gran Premio de Moto GP de Jérez a verlas, a disfrutarlas, a vivir de cerca ese fenómeno que arrastra masas. El resto de sus hobbies no difieren mucho de los de cualquier chica de su edad. "Me gusta viajar, cuando puedo me escapo a cualquier lado", apostilla. También le gusta disfrutar de la nieve y le encanta rodearse siempre de amigos. Lorena tiene una risa contagiosa que contrasta con su imagen de chica responsable hasta el extremo cuando está trabajando.

Pese a su juventud tiene claro dónde le gustaría llegar. Y no se conforma con cualquier cosa. Quiere llegar a lo más alto. Sueña con ser mecánica de Fórmula 1. Sabe que es un camino no exento de dificultades, pero le gustaría intentarlo, trabajar al menos en pos de esa oportunidad. Si llega sabe que lo dará todo para no dejarla escapar, para demostrar que es una excelente profesional y que se dejará la piel en el camino si es necesario. 

Sumario LorenaPero Lorena no deja de tener los pies en la tierra. Tal vez por eso todavía conduce su primer coche todavía: un Opel Astra G 1.8 16v y asegura que a día de hoy no lo cambia porque no le da problemas. Además, como mecánica aplicada que es, intenta llevarlo siempre al día. Eso sí, si pudiese tendría un Golf o un Audi automático. De gasolina en ambos casos. Y tira de sensatez para explicar por qué no otra elección: "si te coges uno de más potencia y una gama como Ferrari no lo disfrutas ya que no te dejan correr, así que nos quedamos con uno normalito".

EN TELEVISIÓN. De su participación en IRON CAR, el espacio de competición entre talleres del programa televisivo ONmotor, habla con completa normalidad. Explica que le parece una experiencia interesante y que tiene unas ganas de ver cómo queda todo finalmente. Toda su familia está con ella en esta iniciativa, como siempre lo ha estado, apoyándola. De hecho fue su padre quien, como bromea ella, la "lió" para entrar en el programa.

¿Ve a su equipo en el circuito alemán de Nürburgring como vencedor? Por supuesto. Al menos cree que tienen posibilidades de ganar: "claro que tenemos, por lo menos las intenciones. Y si sale mal esperemos aunque sea acompañar en Alemania al equipo ganador", subraya. Entre las bazas a su favor está que el coche que les ha tocado reparar en IRON CAR suele ser de los que arreglan en el taller. "Más o menos lo podemos llevar medio controlado", especifica.

Con su compañero de equipo se entiende bien desde el primer momento, pero también con los miembros del resto de equipos. Todos ellos han conformado un engranaje perfecto y es fácil verlos charlar, reír y compartir experiencias. Pero que nadie se llame a engaño, Lorena ha venido, como todos, a ganar y tratará de ponérselo lo más difícil que pueda al resto.

RED DE TALLERES. Al concurso acude representando a su taller pero a su vez a la red de talleres a la que éste pertenece: Multitaller Service. Para Lorena no cabe duda alguna que pertenecer a una red de este tipo tiene muchos aspectos positivos en el día a día para los profesionales de la mecánica. En este sentido afirma que "lo bueno de pertenecer a una red de talleres es que, según la modalidad que contrates, entran muchas cosas. Y no tienes que encargarte ni de la ropa, carteles publicidad o cursos ya que ellos te dan unas opciones y tú eliges si te gustan".

lorenaconcarlosY es que la formación es precisamente uno de los aspectos que constantemente tiene que cuidar un buen mecánico ya que el mercado del automóvil está en permanente evolución. "Cada vez son motores más pequeños y más potentes, los cuales llevan más electricidad y más cosas metidas. Por lo menos hay que aprender el que no hay que tocar, ya que con eso la mitad la tienes hecha", dice esta joven mecánica. De hecho ha realizado numerosos cursos de formación para avanzar en su carrera y que nada se interponga en sus sueños. Quién sabe si estaremos ante una futura mecánica de Fórmula 1. Fuerza y tesón le sobran. 

Información adicional

  • Subtitulo La única participante femenina es aficionada a las motos y siempre supo que ésta era su vocación

mecanicosjuntosCarlos, Lorena, Víctor, Javier, Jesús, Floren y Jesús Ángel son los protagonistas de nuestra sección IRON CAR. Constituyen una de las piezas fundamentales del equipo que hace posible este espacio pionero en televisión de competición entre talleres de mecánicos. Alrededor de ellos gira el concurso en el que tendrán que superar distintas pruebas para demostrar cuál de los tres equipos (Multitaller, Sacorauto, o CGA Car Service) es el mejor y consigue dar una segunda oportunidad a un coche casi al borde del desahucio. 

A partir de hoy los iremos conociendo más a fondo en el ámbito profesional y también en el personal para que os familiaricéis con ellos porque van a dar mucho juego en las próximas entregas de IRON CAR. Todos ellos luchan por alzarse como vencedores de esta primera edición en la que se enfrentan las redes de talleres de CGA.

Información adicional

  • Subtitulo Carlos, Lorena, Víctor, Jesús, Javier, Floren y Jesús Ángel son los protagonistas de esta primera edición